top of page

La formación deberá ser siempre de cara al futuro.



La formación, en el ámbito empresarial, presenta sus propios retos, el mundo por venir requerirá cambios profundos en muchos aspectos. La formación en conocimientos y el desarrollo de competencias deberá de dar frente y generar soluciones para resolver los desafíos constantes que se presentan en el contexto actual.

Las empresas definen sus planes de mediano y largo plazo sobre el contexto actual realizando proyecciones, en el cual desarrollarán sus actividades. Dentro de este contexto, la variable más importante a considerar será los equipos de trabajo, las personas. Por lo tanto, la formación deberá de analizarse y de diseñarse también, en función de lo que vendrá, para poder alcanzar los planes estratégicos y los objetivos planteados.



La formación deberá planearse de cara al futuro, mirando el mundo por venir, pensando en las décadas de 2030, en adelante. Para llevar a cabo cualquier proyecto, se incluye una mirada que abarca el corto, mediano o largo plazo, según sea el caso. Las empresas definen la visión y la estrategia; a dónde se dirigen y cómo lo lograrán. La formación, por lo general, se focaliza más en resolver problemas del pasado y del presente y pocas veces se diseña con una mirada al futuro.

¿Cómo estas diseñando tu plan de formación?

¿A dónde quieres llevar a tu organización?

¿Qué estás haciendo para lograrlo?




Cóntactanos


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page